Crece la lista de empresas e instituciones que suspenden sus operaciones en Rusia en repudio a la brutal invasión de las tropas de Putin a Ucrania. Este martes las norteamericanas Starbucks, McDonald’s y Kentucky Fried Chicken (KFC) anunciaron el cierre temporal de sus locales en suelo ruso

“El conflicto en Ucrania y la crisis humanitaria en Europa han causado un sufrimiento indecible a personas inocentes. Nos unimos al mundo para condenar la agresión y la violencia y rezar por la paz”, señaló McDonald´s en un comunicado.

“Nuestra prioridad número uno desde el comienzo de esta crisis ha sido -y seguirá siendo- nuestra gente”, agrega.

El texto firmado por el director general de la empresa, Chris Kempczinski, detalla que en Rusia son 62.000 las personas que trabajan para la marca en las 850 comunidades del país en las que opera. Además, trabaja con cientos de proveedores y socios locales que producen los alimentos del menú y apoyan la marca. “Entendemos el impacto que esto tendrá en nuestros colegas y socios rusos. Esto incluye la continuación de los salarios de todos los empleados de McDonald’s en Rusia”.

Sin embargo, la compañía aclaró que no va a ignorar “el innecesario sufrimiento humano que se está produciendo en Ucrania”.

El comunicado recuerda que los restaurantes de la cadena en la misma Ucrania también han sido cerrados en gran parte, pero sus empleados siguen cobrando sus salarios completos.

En esa línea, la empresa dijo que está colaborando con el pueblo ucraniano, no solo económicamente sino también prestando sus sucursales para albergar a las personas que huyen en medio de los ataques rusos.

“Seguimos pagando los salarios completos de nuestros empleados ucranianos y hemos donado 5 millones de dólares a nuestro Fondo de Asistencia a los Empleados, y seguimos apoyando los esfuerzos de ayuda dirigidos por la Cruz Roja Internacional en la región”, apunta el texto.

“Como muchos de nuestros colegas en Ucrania han buscado refugio, han encontrado el apoyo familiar del sistema McDonald’s en lugares nuevos y desconocidos. En Polonia y en muchos otros mercados de Europa, nuestro sistema ha abierto literalmente sus hogares, sus corazones y sus restaurantes. La Ronald McDonald House Charities (RMHC) Polonia Care Mobile está en la frontera polaco-ucraniana para proporcionar atención médica y ayuda humanitaria a las familias y los niños, y otro Care Mobile está en camino de RMHC Letonia. Además, RMHC Ucrania está desplegando suministros médicos y proporcionando ayuda humanitaria en todo el país, y sus programas están siendo reutilizados por el personal del hospital”, añade el comunicado.

McDonald´s y Coca Cola, la otra empresa identificada con el poderío comercial y cultural estadounidense, han recibido los pasados días presiones para interrumpir su actividad en Rusia, paso que ya han dado otras empresas, tanto tecnológicas como financieras o del sector textil.

Kentucky Fried Chicken, otra popular cadena de comida rápida norteamericana, también anunció este martes que suspende sus inversiones en Rusia.

“Al igual que muchas personas en todo el mundo, estamos conmocionados y entristecidos por los trágicos acontecimientos que se están produciendo en Ucrania. ¡Yum! Brands ha suspendido todas las inversiones y el desarrollo de restaurantes en Rusia mientras seguimos evaluando otras opciones”, informó la compañía.

Adelantó, además, que destinará “todos los beneficios de las operaciones en Rusia a los esfuerzos humanitarios”. “Como siempre, seguimos centrados en la seguridad de nuestra gente en la región y seguiremos actuando con decisión para apoyar a nuestros equipos en Ucrania”.

¡Yum! Brands tiene más de 53.000 restaurantes en todo el mundo. En Rusia hay 1.000 locales de KFC y 50 de Pizza Hut.

A la larga lista de firmas que abandonan Rusia se sumó este martes la cadena estadounidense Starbucks, que va a suspender todos sus negocios en suelo ruso en respuesta a la invasión de Ucrania, lo que incluirá el cierre inmediato de todas las cafeterías.

”Seguimos pendientes de los trágicos acontecimientos y, hoy, hemos decidido suspender toda la actividad empresarial en Rusia, incluido el envío de todos los productos Starbucks”, dijo en una carta el consejero delegado de la compañía, Kevin Johnson.

Según Johnson, todas las franquicias de la cadena en Rusia han acordado “suspender inmediatamente las operaciones” y se han comprometido a apoyar a los casi dos mil trabajadores que dependen de Starbucks.

La empresa, que reiteró su condena “a los horribles ataques de Rusia en Ucrania” avanzó que, a medida que evolucione la situación, continuará tomando medidas que vayan en línea con sus “valores”.

Sin comentarios

Opiná

Tu correo estará oculto.